Entrevista a Jan Manski

Jan Manski es un artista de origen polaco nacido en 1981, afincado en Londres, que desenmascara sus conceptos desde una visión multidisciplinar, abordando la vídeo creación, la escultura, la fotografía y el dibujo como una plataforma unitaria de consolidación de ideas. 
Acercarse a este cosmos, supone adentrarse en un universo abyecto que pone en manifiesto los distintos paradigmas de la belleza contemporánea, a través de la mutación arbitraria y el pérfido status quo de una obsoleta y enfermiza forma de entender una era posmaterialista. 
Esta nueva concepción del narcisismo, como caricatura monstruosa, induce a una nueva interpretación del orden estético, a través de una sarcástica y aséptica teatralidad, escondida en la opulencia pletórica del rosa, el plástico, las fibras sintéticas y la metáfora de un gabinete de los horrores perfecto.

1. Después de haberme visto envuelto, con regocijo, en tus series denominadas Possesia y Playcon, donde divulgas visiblemente -desde un punto de vista impoluto- el miedo y el horror, ¿cómo defines la evolución de tu discurso después de catalizar Onania a través de lo grotesco?

En la época medieval, el Joker solía ser el único capaz de transmitir las malas noticias al rey. Cualquier otra persona que se atreviera a hacer lo mismo posiblemente sería decapitado. 
Para mí, el humor y lo grotesco son las formas más adecuadas, y son el canal perfecto, para plantear un discurso importante, entre líneas. La trilogía entera es un proyecto aún en curso. Éste y sus ideas, evolucionan todo el tiempo para encontrar el exacto equilibrio entre terror y humor.

2. Encontramos muchas referencias en la Historia del Arte que nos ayudan entender el porqué de la fealdad. En ese sentido, tanto Umberto Eco en Historia de la fealdad como Gillo Dorfles en Elogio de la disarmonía esbozan, consecuentemente, las diferentes motivaciones que han provocado que el mundo pueda entenderse desde un punto de vista menos agradable. En tu jardín de las delicias particular, ¿cómo observas la decadencia de la belleza contemporánea?

Me gusta que aún no tengamos definido un prototipo de belleza, no hay una tendencia fundamental como lo ha sido en el pasado. En la antigüedad, no hace mucho tiempo, los artistas podían ser censurados por no continuar un modo de concebir los cánones. 
En mi reciente trabajo, estoy interesado en crear el más narcisista de los mundos. Hay tres elementos principales que lo hacen posible: la moda, la cirugía plástica y la publicidad. Mi intención era buscar la esencia del pastel: un hábitat delicado y lujoso que está siendo consumido por una mutación misteriosa.

3. El gusto por la crueldad parece establecerse como una antesala primaria de nuestros instintos. Edgar Allan Poe lo define bien su obra El gato negro, donde afirma textualmente que la perversidad es uno de los primitivos impulsos del corazón del hombre. ¿Consideras que las anomalías físicas son un retrato impredecible de las deformidades intelectuales y éticas del ser humano?

El sexo y la muerte son argumentos muy comunes de la actividad humana en la actualidad. El enfoque de estos asuntos muestra cómo cada cultura define la perversidad y sus fronteras. Estoy jugando con estos límites y con el lugar donde se encuentran todos los tabúes. Esta cartografía mutua, invita a la exploración de las heridas de la sociedad para luego poder tocarlas. Un periodista comparó las crueles deformaciones de Onania como metáfora de una aristocracia egoísta y aburrida castigada por su propia ignorancia. Me gustó esa interpretación.

4. Onania, tu más reciente trabajo, procede de la contextualización diatópica de un prodigio de masas: la perpetuación del placer. Mediante una herramienta eficazmente programada, el Onanizer augura un proceso de deshumanización que desemboca en la plaga patógena de la soledad que, como el resto del atellier mostrado en las obras denominadas Aetiology unknown, no llegan a ofrecernos un exacto remedio para prevenir las causas. ¿Piensas que la etiología actual de los fenómenos es una válvula de escape desastrosa y merecida?

En Onanizer tenemos banda sonora subliminal, un tono de voz, la cámara lenta. Todo está allí para poseernos, para manipularnos sin nuestro permiso y sin nuestro conocimiento, para hacernos desear ese producto final que nos da la felicidad perfecta. Pero, el Onanizer, en lugar de placer interminable nos proporciona un sufrimiento sin fin. 

Los retratos de las piezas Aetiology unknown son como un espejo narcisista que se enfrenta a su peor pesadilla. Por eso, cuando se propaga una enfermedad incurable, el mundo muestra su verdadera cara. Estoy jugando con esa idea de belleza irresistiblemente atractiva, infectada por una mutación mortal que supura, mostrando qué hay detrás de la fachada perfecta.

5. La última experiencia masturbatoria, según tu óptica, es enfocada como un objeto perfecto para la existencia. No sé realmente si esto puede establecer un decálogo aproximado, que vaticine ciertas verdades, sobre lo que el futuro puede anticipar pero, sin duda, la metáfora que subyace, implica directamente a una amenazadora manera de inferir el mundo actual. ¿Cuál es tu visión, desde la determinación negativa del consumo, sobre las deformaciones que han ido acaeciendo en los últimos años?

Onania no es una visión de futuro, es simplemente una mirada del planeta que existe hoy en día. Yo uso la idea de masturbación como una metáfora de existencia egoísta y soporífera. En este mundo, los que han caído en el autoenamoramiento, se han rodeado con la realidad del rosa glamour cumpliendo con su destino. Esto es una referencia a la idea de karma, de pecado, de castigo, etcétera, presentes en las mitologías como uno de los textos principales de la cultura. Yo no me quiero referir directamente al nivel social y a la evolución de la cultura moderna, el espectador debe descubrir todos esos vínculos por su cuenta. Para mí, esos enlaces o referencias son la construcción: la figura intelectual en la que estoy edificando mis conceptos escultóricos.

Texto escrito para DOZE Magazine en el año 2012.

TE PUEDE INTERESAR

Ensayo y análisis de Anticristo de Lars von Trier

Las invasiones bárbaras

Conocimiento y aprendizaje (notas sobre las ideas de Elliot W. Eisner)