Thinking about your body (prótesis)

Que el cuerpo sea el referente dimensional -o el soporte de un discurso- es un síntoma indiscutible de cómo dialogar con nuestras realidades más tangibles, compartiendo un eco documentativo sobre la acción, que son desplegadas en gran parte del Arte conceptual desde los años 60 hasta nuestros días. 

Marina Vargas usa el cuerpo, de forma astuta y enérgica, como instrumento de sanación virtual y con un despliegue performático a medio camino entre el proceso, la solemnidad y el melodrama, mecanismos que hacen de esta lógica relacional un medio multidisciplinar donde imagen y objeto encarnan un particular romance.

Con esta propuesta, comisariada por Omar-Pascual Castillo para La Nave Spacial, la artista abre un juego a tres bandas, articulando las posibilidades del espacio con tres videoinstalaciones, donde el cuerpo es el catalizador prosaico de una atmósfera rotundamente lúcida, desoladora e irónicamente estética.

En Me gusta viajar sola Marina Vargas superpone la conmoción al objeto y viceversa, al igual que en el resto de las piezas expuestas constituyendo un apéndice y/o remplazo de un suceso directo, contundente por extensión. 
Identifico en Melusina y en Rincón de castigo una solución igualmente simbólica, aproximándose más a la totalidad del happening que, a modo de circuito de limpieza espiritual, conecta dos vectores: uno como natividad o como homenaje al mar donde se ritualiza el lugar de gestación de la vida; y otro como desvío hipnótico y victimista, desde la obstinación hasta el sistemático y cruel régimen de autotortura.

La artista crea reflexiona a través de una prótesis inquietamente perturbadora, haciendo del entorno un vínculo amplificado y una aproximación al ideario personal de un hecho que invita a deliberar, y a pensar, sobre su propio cuerpo.

Texto escrito por Marcos Fernández para Artnotes en el año 2010.

TE PUEDE INTERESAR

Ensayo y análisis de Anticristo de Lars von Trier

Las invasiones bárbaras

Conocimiento y aprendizaje (notas sobre las ideas de Elliot W. Eisner)