Surface I/I: una relación en cinco movimientos

En este proyecto, comisariado por Nekane Aramburu y desarrollado por Juan Aizpitarte, se revela la presencia invocativa y persistente de dos seres asediados por la fragilidad de un entorno que plantea incógnitas y que responde a la esencia de un abismo disonante.

Esa mirada a la nada provoca un feedback indeterminado que relaciona la totalidad física y espiritual del espejo personificado en espectador, que se anula y se neutraliza en su propio ensimismamiento: el de los personajes encadenados y el de la experiencia de los otros.
La percepción cartesiana de la sustancia, se dirige a la forma privilegiada del ser y desglosa un número exacto de categorías estáticas, casi escultóricas, conformando una bitácora helenística de equilibrios automáticos compensados por la ironía de la serenidad eterna (paradoja del instante que subsiste sin fortuna).

Una inquietud maliciosamente soñada por la lógica de la representación -y los males del destino- pueden concedernos el beneficio de la duda y, por lo cual, de una realidad que da la espalda.

Presentado por primera vez en Sevilla como gran videoinstalación, la obra tomará el espacio de La Nave Spacial. El trabajo monocanal Surface I pudo verse en noviembre en Art Lisboa a través de la Galería Arteko y actualmente en el Centro Cultural de España en Montevideo dentro de la exposición colectiva Frágil.



Texto escrito por Marcos Fernández para Artnotes en el año 2010.

TE PUEDE INTERESAR

Ensayo y análisis de Anticristo de Lars von Trier

Las invasiones bárbaras

Conocimiento y aprendizaje (notas sobre las ideas de Elliot W. Eisner)